Cómo conducir de forma segura en invierno

Conducir de forma segura en invierno

Las bajas temperaturas han venido para quedarse y las condiciones complicadas en la carretera surgen en cualquier lugar. Conduciendo puedes encontrarte con un charco congelado, o con un manto de nieve por el que se hace imposible circular o, incluso, darte cuenta de que tu coche no arranca. Conducir en invierno de forma segura se hace esencial si se quieren evitar cualquier tipo de sustos en la carretera o antes de arrancar.

Arrancar el motor en frío

Hay que tener en cuenta que el frío no le viene bien a ningún motor, por lo que dejar el coche con el contacto puesto unos minutos antes de arrancar para que se caliente un poco te evitará alguna emergencia y tu coche se encenderá como de costumbre. Obviamente, los coches antiguos sufren mucho más que los nuevos, así que extremar las precauciones en estos casos es más que recomendado.

Hielo en los cristales

Frecuentemente te encontrarás con hielo en tus cristales por las mañanas al coger el coche y quitarlo con el rascador puede ser una odisea. Actualmente, existen sprays que, al echarlos sobre el hielo, hacen que se descongele en muy poco tiempo. También hay algunos métodos de prevención para proteger el coche de las heladas. Se hace algo complicado conducir de una forma segura en invierno se hace algo complicado, pero una buena visibilidad por todos los cristales es más que necesaria.

Mucho cuidado con el temporal

El invierno es la época en la que suele llover más en numerosos lugares. Esta agua puede caer en forma de lluvia, nieve o granizo y cada una tiene su precaución. No es lo mismo conducir con lluvia intensa que con una llovizna leve o bajo una nevada intensa. Llevar una velocidad moderada y aumentar la distancia de seguridad es necesario para evitar accidentes conduciendo, por lo que en estos casos hay que ir con mil ojos y evitar cualquier distracción al volante.

Por último, revisar el estado de las carreteras para evitar encontrarnos de sopetón con una calzada completamente helada o llena de nieve es casi tan necesario como las medidas comentadas anteriormente. Al hacer una revisión de las principales medidas de seguridad, ya sean directas o indirectas, conseguiremos tener el coche a punto para cualquier imprevisto, como, por ejemplo, al revisar el estado de las luces, evitaremos riesgos innecesarios en una carretera secundaria en la que no hay luz y está lloviendo a mares. Si piensas que tu coche puede no estar en el mejor estado posible, te recomendamos que visites nuestro taller multimarca en Las Rozas, en el que te haremos una revisión a fondo de todos los elementos que puedan suponer cualquier tipo de riesgo para ti y tus acompañantes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 3 =