Cómo proteger el coche de las heladas

Proteger el coche de las heladas

Como dice la serie Juego de Tronos: “Winter is coming”. Y no le falta razón, el invierno se acerca y el mercurio cada vez se encuentra más bajo. Con el frío invernal, nuestro coche puede sufrir más de la cuenta y, sobre todo, si pasa la noche a la intemperie, por lo que protegerlo y cuidarlo es la mejor manera de mantener el vehículo en las mejores condiciones posibles. Proteger el coche de las heladas es de vital importancia si queremos ahorrarnos unos euros en posibles reparaciones y evitar quedarnos tirados o, incluso, que no arranque.

Consejos para proteger el coche del frío

Sin lugar a duda, el más sencillo y rápido de todos es revisar con frecuencia el estado del líquido refrigerante. Bastaría con abrir el capó, buscar el depósito del líquido y comprobar que está al nivel marcado. Con este simple gesto, nos ahorramos posibles disgustos, ya que el circuito podría quedar congelado, haciendo que el motor sufra más de la cuenta o incluso llegue a romperse alguno de sus componentes. A continuación, te enseñamos otros trucos sencillos para proteger tu coche del duro invierno:

  • Evitar que se peguen los limpiaparabrisas. Si ha llovido durante el día y has hecho uso de los limpiaparabrisas, siempre suele quedar algo de agua adherida a ellos, por lo que, si por la noche las temperaturas bajan de los cero grados, lo más probable es que el agua se congele y se queden pegados al cristal. Para evitarlo, tendrías que evitar que estén en contacto con el parabrisas o evitar ponerlos hasta que el hielo se haya descongelado.
  • Pérdida de presión de los neumáticos. Con el frío, el aire dentro de las ruedas pierde volumen, lo que conlleva que los neumáticos pierdan presión. Si circulamos con los neumáticos flojos, podríamos llegar incluso a pinchar la rueda. Pero tranquilo, si se da el caso, aquí te contamos cómo cambiar una rueda pinchada del coche.
  • Protección del parabrisas. Llegar por la mañana al coche y encontrarte toda la luna helada es un fastidio. Toca sacar el rascador y empezar a quitarlo con fuerza. Puedes evitarte todo este trabajo innecesario simplemente colocando un cartón la noche anterior o el parasol de aluminio que tanto calor te ha quitado durante el verano.
  • Cuidado con los frenos. Durante el invierno los frenos tienen menos adherencia, por lo que, si quieres evitarte sustos, frena con más antelación de lo normal y mantén un poco más la distancia de seguridad en carretera.

Si lamentablemente has sufrido cualquier avería debida al frío, siempre puedes contar con nuestro taller multimarca en Las Rozas. Nuestros especialistas en todo tipo de problemas arreglarán tu coche del mejor modo posible y lo dejarán en perfecto estado. También aprovechamos para recordarte la importancia del mantenimiento y cuidado de tu coche, tanto si duerme en la calle como en un garaje, ya que podrías evitarte un posible gasto inesperado o un susto en la carretera.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 6 =