¿Cómo cambiar una rueda pinchada del coche?

Cambiar rueda pinchada

Cuanto más nos adentramos en el verano, mayor es el número de traslados que realizamos por carretera. Como suele suceder, los coches se averían y sufren mucho más en esta época del año. Si sufrimos algún percance en el trayecto, nos tocará ponernos manos a la obra o recurrir a la grúa de nuestro seguro, si es que la tenemos contratada. El temor de todo conductor es tener que pararse en el arcén y no saber qué hacer, por eso hemos decidido darte los pasos más importantes para que puedas cambiar una rueda pinchada de un coche sin ninguna complicación.

Pasos para cambiar una rueda pinchada

  1. Detener el coche correctamente y señalizar con chaleco y triángulos tu situación.
  2. Dejar el coche completamente vacío.
  3. Aflojar las tuercas de la rueda con la llave.
  4. Colocar el gato en el lugar adecuado y levantar el coche.
  5. Desenroscar las tuercas y retirar la rueda pinchada.
  6. Colocar la rueda de repuesto y apretar las tuercas.
  7. Acudir a la próxima gasolinera para comprobar la presión de la nueva rueda.

Qué hacer con la rueda pinchada

La mejor opción es llevar el neumático a un punto limpio cercano. Si esto no fuera posible, otra opción es acercarse a un taller de confianza y depositarlo allí, ya que cuando el taller acumule una determinada cantidad de estos, podrá solicitar su recogida gratuita.

Comprar una rueda de repuesto

Una vez cambiada la rueda existen dos opciones:

  • Si la rueda que hemos colocado es un neumático normal, tendremos que adquirir otra en su lugar y colocarla en el maletero.
  • Si la rueda es de “galleta”, tendremos que tener en cuenta que tienen una velocidad máxima y son temporales, por lo que tendremos que adquirir una rueda igual que las otras para colocar en el eje y guardar la de repuesto en su lugar correspondiente.

Actualmente, la mayoría de los fabricantes están optando por equipar sus coches con ruedas de “galleta” en lugar de montar una similar al resto de ruedas. Todo ello por ahorrar peso y, a su vez, combustible. Incluso, pueden llegar a obviar cualquier neumático de repuesto y optar por un kit antipinchazos, con lo que reducirían el peso mucho más.

Si vas a realizar un largo viaje, te recomendamos que realices una puesta a punto de tu coche para aguantar mejor el verano ¿A quién no le fastidia tener que bajarse del coche con 40º a la sombra y tener que ponerse a cambiar una rueda pinchada? Está claro que a todos nos amarga el día. Pero una rueda pinchada no es una tontería y hay que solucionarlo lo antes posible para evitar cualquier susto. Además de un posible pinchazo, hay otras averías muy comunes que puede tener tu coche en el verano. Si has pinchado una rueda y llevas mucho tiempo sin comprobar su estado, te recomendamos que acudas a un taller y solicites una revisión de estas. En nuestro taller en las Rozas, podrás hacerlo siempre que quieras y te atenderemos tan bien que estamos seguros de que repetirás.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 9 =