¿Qué es el AdBlue?

Qué es AdBlue

Son ya varios años en los que ciertos conductores de vehículos diésel –en su mayoría los que se preocupan por la contaminación, las emisiones de gases CO2 y el efecto invernadero- conocen todo sobre el AdBlue.

Poco a poco, ha ido cobrando popularidad luego de algunos escándalos de importantes compañías de motor, de las cuales muchos de sus autos diésel  proporcionaban demasiadas emisiones en sus revisiones e ITV, por lo que, aunque el sistema no es prodigioso, sí ha significado una importante medida.

La normativa Euro 6, que entró en vigor el 1 de septiembre de 2014, ha servido como causa del auge. La misma limita las emisiones contaminantes permitidas para los motores, en especial cuando se refiere a gases NOx y partículas sólidas. A pesar de que hay mecánicas que consiguen dar cumplimiento a la norma sin necesidad de hacer uso de estos sistemas de depuración de gases, las cosas indican que luego de la llegada de la norma Euro 6.2 prácticamente la totalidad de los motores diésel las necesitarán.

Hace tiempo, en este mismo blog, hablábamos sobre qué va a pasar con los coches diésel en los próximos años. Obviamente, el líquido AdBlue puede alargar algo la vida de estos vehículos disminuyendo las emisiones contaminantes de los mismos.

Pues bien, ¿qué es en sí el sistema AdBlue? Se trata de la marca comercial de la disolución de urea AUS32 (por sus siglas en ingles, Solución Acuosa de Urea). Dicha disolución se basa en un sistema de depuración de gases elementales para los motores diésel de hoy en día, pensados con el objetivo de dar una protección al medio ambiente.

En palabras más sencillas, es un compuesto usado en los vehículos diésel que ayuda a reducir los productos contaminantes que derivan de la combustión del motor. El producto en cuestión es un líquido incoloro, inodoro y sin características tóxicas o inflamables.

¿Cómo funciona el AdBlue y cómo se usa?

Como bien sabemos, el tubo de escape que se encuentra en la parte de atrás de los automóviles tiene como cometido dejar salir los gases que resultan de la combustión producida por el motor.

Sabiendo esto, el objetivo del AdBlue es llevar a cabo la transformación de las partículas de NOx que son despedidas por dicho escape, debido a una reacción química, en una combinación con menor nivel de nocividad para el medio ambiente, la cual se compone de vapor de agua y nitrógeno.

Por otro lado, como se ha mencionado ya, el sistema es utilizado exclusivamente en vehículos diesel y la manera de emplearlo resulta muy fácil para cualquier posible conductor.

Existe una apertura para llenar el tanque que sirve únicamente para AdBlue y cuando el cuadro de mando dé el aviso, entonces se debe avocar a la tarea, de la misma sencilla forma que al recargar gasóleo.

Un importante dato que acotar es que nunca se debe esperar a que se agote todo, de lo contrario no se podrá dar arranque al vehículo. En caso de llegar a esa situación, se debe repostar con rapidez y antes de arrancar lo mejor es poner el contacto al menos dos veces para que el auto detecte el nuevo nivel de AdBlue.

Evita en todo lo posible que se mezclen el combustible con el AdBlue, pues los daños para el motor pueden ser graves.

Características del AdBlue

Algunas de las cualidades que presenta este sistema y que es importante conocer para una mejor usanza, son las siguientes:

Es Corrosivo: esta peculiaridad debe ser tomada en cuenta en buena medida ya que hay que prestar atención al usar el producto y tener el cuidado suficiente para no verterlo sobre la pintura del vehículo por su alto PH de 9,5, el cual operaría como un poderoso corrosivo.

– La congelación: en caso de que el producto se exponga a bajas temperaturas, es recomendable jamás dejarlo ante climas menores a los -11 grados debido a que se solidifica y luego no podrá ser usado.

– Posee fecha de vencimiento: las propiedades del producto AdBlue funcionan durante un año aproximadamente, por lo que hay que estar atento al utilizarlo.

– La normativa: otro dato esencial es cumplir con los estándares de calidad, que se trata de DIN 70070 o ISO 22241.

AdBlue ha resultado ser un producto con un importante nivel de eficacia que junto a sus sencillas normas de uso, se convierte en la mejor opción para fabricantes de vehículos en Europa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 1 =