Consejos para cuidar tu caja de cambios automática

Caja de cambios automática

Los coches automáticos requieren una serie de “cuidados” especiales que difieren del mantenimiento habitual de los coches manuales. Se trata de una cuestión de preferencias, pero aquellos que prueban un coche automático, raramente quieren volver a la caja de cambios manual. Por ello, para quienes se deciden por este sistema, os traemos una serie de consejos para cuidar tu caja de cambios automática.

Posiciones del cambio automático:

El cambio automático, por norma general, cuenta con cuatro posiciones básicas:

  • P de Parking, sirve para bloquear la transmisión y dejar aparcado el vehículo. Aunque también tendrás que poner el freno de mano.
  • R de Reverse, que sirve para poner la marcha atrás del coche.
  • N de Neutral, para colocar la caja de cambios en la posición de punto muerto
  • D es Drive, que hace referencia a la posición de la conducción, engrana las marchas y sirve para poder circular con el vehículo.

Algunos modelos incluyen otras posiciones como la M, que hace referencia al modo manual y la S que pondría nuestro coche en modo deportivo. Si te decides por un automático y buscas coches de segunda mano en Las Rozas, no te puedes perder la oferta de estos vehículos en nuestro concesionario.

En otro artículo, te explicamos más en profundidad qué significan las letras de los cambios automáticos. Nunca está de más conocer todas y cada una de ellas, así como las posibilidades que nos pueden ofrecer para llevar una conducción mejor.

Buenas prácticas para cuidar el cambio automático

Pon el coche en modo N durante largas paradas: si vas a realizar una parada que implique un par de minutos, lo recomendable es que pongas el coche en punto muerto. De lo contrario, para semáforos o detenciones cortas es mejor continuar con el modo D.

Usa aceites de buena calidad: especialmente para las cajas automáticas bañadas en fluido de aceite, pero del mismo modo que realizas el cambio de aceite para tu vehículo, debes hacerlo con el de la caja de cambios. Un ahorro con un aceite de mala calidad puede suponer una costosa reparación.

No abuses del “kick down” del pedal de tu acelerador: esta técnica consiste en que al apretar a fondo el acelerador, el rendimiento del coche se vuelve más agresivo y deportivo. Se baja una marcha y la estira hasta las últimas revoluciones, apurando al máximo el trabajo de la caja de cambios automática.

Cuidado al ser remolcados: los imprevistos nos pasan a todos y no importa si el coche es manual o automático que puedes sufrir una avería y necesitar ser remolcado. Para ello, y teniendo el motor apagado debes poner las marchas en el modo N, o punto muerto, para evitar averías graves en la transmisión de tu coche. Una vez remolcados siempre podrás visitar nuestro taller multimarca en el Európolis, y disfrutar de un servicio de calidad garantizado.

Recuerda estos consejos cuando vayas a conducir un coche automático y te evitarás más de una sorpresa. Del mismo modo, quizás te puedan interesar también nuestros cuatro consejos para poner a punto tu coche ya que un buen mantenimiento ahorra muchos quebraderos de cabeza.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × dos =