Cómo leer la tarjeta energética de los neumáticos

Cómo leer la tarjeta energética de los neumáticos

Tener un coche propio abarca mucho más que aprender a conducir. Cuando se tiene un vehículo es importante conocer muchos conceptos y algunas formas dentro del universo automovilístico.

Por lo tanto, saber ciertas prácticas en cuanto a los accesorios y partes de tu coche te ayudarán a encontrar las mejores alternativas para su blindaje.

Y entre las partes fundamentales para que un vehículo funcione adecuadamente se encuentran los neumáticos. Todos saben la importancia de esta pieza y lo elemental de su buen estado, sobre todo porque es la única parte del automóvil que tiene contacto con el suelo.

Si un neumático está dañado, en mal estado o es el inadecuado, las probabilidades de sufrir un accidente aumentan, más aún si las condiciones del asfalto no son las adecuadas. Ante esto, es necesario dar la atención debida, por lo que es bastante útil saber leer la etiqueta energética e identificar sus especificaciones.

El mundo de los neumáticos es inmenso. Hay diversas marcas, medidas, tipos, clasificación de uso, dibujos y compuestos. No todos soportan las mismas cargas o velocidades. A veces, al momento de comprar nuevos neumáticos, se asoma la pregunta: ¿cuál debo elegir entre tanta variedad? Es allí cuando es importante saber reconocer las etiquetas y los detalles. Todo se resume en una simple pregunta que nos ronda por la cabeza: qué neumático es mejor para mi coche.

Todo esto se hace aun más relevante cuando la compra se hará online, ya que es distinto a hacerlo en la tienda, pues no estarás observando el producto directamente ni habrá un especialista que aclare dudas.

Estas etiquetas consisten en un gráfico informativo que debe estar presente en todo neumático nuevo. Su objetivo es que la información sea más clara y notoria para el usuario.

En términos generales, se encarga de informar acerca de 3 importantes elementos sobre los neumáticos:

  • Su eficiencia en el consumo energético del coche.
  • La adherencia de la goma sobre el suelo mojado.
  • El ruido exterior que produce.

Así que todo usuario o cliente de coches debe aprender a leer estas etiquetas y reconocer sus lineamientos, por esto aquí tienes una guía. Es bastante simple y como ya mencionamos los puntos informativos que aparecen, ahora te detallaremos lo que especifica cada elemento.

Eficiencia del consumo energético

En tal categoría se evalúa desde la letra A hasta la E qué tan eficiente es el neumático. Específicamente, la repercusión de estos sobre el consumo de combustible del coche en base a la resistencia de la rodadura y la deformación de la goma. Lo más óptimo es que la resistencia sea lo más baja posible.

La A es la eficiencia más alta posible y la E la más baja. Los neumáticos clasificados con la A reducen el combustible y las emisiones de CO2 con más eficacia que uno E. De acuerdo a estimados, los neumáticos clase A logran un ahorro incluso de 200 euros en combustible, comparado con los E.

El agarre sobre mojado

Esta especificación se refiere a la distancia de frenado sobre el pavimento mojado. Por lo tanto, es imprescindible en seguridad vial. La clasificación se marca entre la A y la F. Aquí, la A sería la menor distancia de frenado y la F la que puede presentar una mayor diferencia, de incluso 18m entre ambas a 80km/h.

Este punto es importante para evitar accidentes. Las distancias de frenado con 80km/h son de:

  • Clase A– 38 metros
  • Clase B– 42,5 metros (+4,5 metros)
  • Clase C– 47 metros (+9 metros)
  • Clase E– 51,5 metros (+13,5 metros)
  • Clase F– 56 metros (+18 metros)

(En las clases de turismos no se utilizan las letras D y G en esta categoría).

Nivel de ruido exterior

Cuando un neumático rueda, genera un nivel de ruido exterior y eso es lo que esta categoría logra medir, la contaminación acústica generada.

La cifra representa el nivel sonoro en decibelios y viene con un dibujo, que se especifica por un altavoz con ondas negras. Mientras más alto sea el número y mayor número de ondas pintadas haya, más ruidoso es el neumático. El ruido mínimo es de 1 onda y son 3 decibelios o más y 2 ondas entre 3 y el límite permitido.

Todos estos datos son elementales para saber cuáles neumáticos escoger, así que sabiendo esto podrás tomar la mejor decisión cuando observes tu etiqueta energética.

Finalmente, habrá que elegir el tipo de neumático según la temporada. Elegir un tipo de neumático teniendo en cuenta las condiciones climatológicas predominantes en tu zona, es de vital importancia, ya que aporta un extra de seguridad en caso de ser necesario.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − seis =