¿Qué cubre la garantía de un coche de segunda mano?

Al llevar a cabo una negociación formal por un coche de segunda mano, muchos nos preguntamos si al adquirir un vehículo tendremos alguna resolución por un daño obsceno no percatado o posibles daños ocultos.

En algunos casos, los coches de segunda mano cuentan con defecto de vicios clandestinos del cual no nos enteremos al concluir la compra, pero sí llegan a ser notorios después de tener un recorrido con el comprador tras la culminación de la negociación.

Por eso, es muy importante mantenerse al tanto de los cambios que existen en la norma jurídica de un compra-venta de vehículos usados, siendo particular o profesional; porque las garantías de los coches de segunda mano se distinguen en gran manera de los coches adquiridos (0 kilómetros).

Todos nuestros coches de segunda mano cuentan con garantía de 1 año y ofrecemos el servicio más completo posible. Ante cualquier inconveniente que se encuentra en el vehículo, estamos dispuestos a entablar conversación con el comprador y llegar a un acuerdo lo más rápido posible.

¿Qué garantías me tiene que ofrecer el vendedor?

Existen muchos deberes y responsabilidades que deben tener y establecer de manera muy clara los vendedores en sus contratos. Mayormente cuando llevas una cobertura de garantía por un acuerdo adquirido de manera directa con el vendedor, estos tienden a poseer una garantía mínima de 6 meses y ocasionalmente, en algunos casos, por 1 año.

Hay que tener presente que en notorias ocasiones estas garantías de vehículos usados no cubren algunos daños ocasionados propiamente, pero sí deberán hacerse responsables por alguna avería que puede contraer el coche en el plazo establecido y de margen no individual.

La mayoría de las veces estos afianzamientos no suelen darse por escrito en el contrato redactado, por ende, estos descontentos deben ser formulados propios entre vendedor-comprador y en el estimado tiempo de cubrimiento.

En estas ocasiones, es fundamental que el vendedor esté abierto y entendido a cualquier reclamo o descontento que le sea suministrado por su comprador, y es de su total compromiso solventar estos daños originados.

Estos deberán anular el contrato establecido y redactar otro similar, haciendo referencia a términos cambiantes como son: fecha de entrega y el nuevo plazo de garantía y, en algunas oportunidades, ajustar el precio otorgado en la compra de coche, si es un caso donde el problema es solventado por el comprador.

Plazos en torno a las garantías

El margen estipulado para solventar y corregir estas averías, entre comprador-vendedor (particular) es de 30 días, y el vendedor deberá dar contestación en ese plazo a dicha solicitud, tendrá que dar fe del hecho modificado y registro del mismo. Otro caso sería si el coche es adquirido nuevo, en otra publicación anterior ya comentamos las diferencias entre un coche de segunda mano vs un coche nuevo y, dependiendo de tus necesidades, te puede compensar más o menos una u otra opción.

Si antes de dar por finalizada la compra de tu coche de segunda mano, este ha sido observado, revisado y aprobado por un perito profesional en el ramo, no estará en mano del vendedor corregir ciertos problemas, recuerda que cuando la negociación se realiza de manera personal, el vendedor no siempre tendrá como obligación decirte que posees una garantía.

En caso de haber realizado la adquisición de un vehículo en un concesionario de relevancia, con ejecutivos profesionales en el campo de compra-venta, estos amparos deben ser proyectados en el contrato establecido. Estos cuentan con una infraestructura y una legislación para ofrecer la mejor garantía de coches de segunda mano a los compradores.

Las garantías que emiten los concesionarios tienen un poder de cubrimiento más amplio, en diferencia a uno particular, ya que estos, por lo general, abarcan un promedio de un año completo y se comprometen con cualquier avería atribuida en el vehículo, luego de que su nuevo comprador tenga posesión de ella, sin importar cuál sea su vicio oculto.

Estas adquisiciones son más acertadas y viables, debido a que se basa en lo establecido en el órgano competente de protección al consumidor.

Cabe destacar que, en innumerables casos, las averías de un coche de segunda mano son ocasionadas por el mismo consumidor y su mala praxis; pero aún en ocasiones como estas, puede ocurrir que el daño ya estaba en curso y el comprador no se percató al adquirir el coche. Aquí es donde entraría lo establecido previamente, siguiendo el contrato firmado y revisando la sección de las garantías que ofrece para el coche usado.

En este supuesto -antes mencionado- el vendedor profesional debe hacerse responsable del cubrimiento de la garantía si aún se encuentra en curso dentro del plazo establecido en el manuscrito, pero deberá realizar una revisión técnica para dar fe de que el hecho ocurrió por medios ocultos al comprador.

Desde una simple falla mecánica, hasta un deterioro externo del coche no ocasionado por el comprador, tiene que ser corregido o solventado en el plazo de garantía correspondiente por el ente vendedor o, en su defecto, remplazado por un coche de las mismas especificaciones aún siendo un coche de otra fábrica y modelo.

Si se da veracidad que este vicio oculto se ha determinado, aún siendo utilizado en manos del nuevo dueño y no ha sido ocasionado por el mismo, se inicia el proceso de garantía y reemplazo por el ente vendedor.

De no ser así, ningún vendedor, sea (persona natural o jurídica) cubriría la garantía establecida, ya que el problema fue propicio de su nuevo dueño y ocasionado de manera consciente por el propietario.

Si desconoces los términos de garantía anteriormente mencionados, ya que no se encuentran redactados en el contrato de veracidad del coche y no son solventados los daños notables de forma inusual, se podría encaminar a una solución legal y judicial.

Conclusiones sobre las garantías de coches usados de concesionarios

Debes de tener muy en cuenta que los concesionarios no cubren garantía por desgastes ni rotura de piezas por un mal uso del propietario; como lo son: pastillas de frenos, neumáticos, rotura de cristales, amplio recorrido de kilometraje, filtros o desgaste de motor.

Por eso es muy importante realizar un buen mantenimiento a tu coche y pedir un respaldo en el taller especializado, ya que podría ser muy útil para el ampliamiento de la garantía, puesto que en la mayoría de los concesionarios reconocidos ese tiempo estimado es anexado al plazo de garantía.

Estos términos de garantías son diferentes por cada uno de los vendedores, pues cada uno de ellos tienen cláusulas distintas, por eso es imprescindible darlo por visto antes de culminar el contrato y no realizar una compra que no sea conveniente.

También existen bastantes opciones para tener tu coche seguro y poder andar tranquilo, ya que hay muchas compañías aseguradoras que cubren algunos daños producidos estando nosotros mismos al dominio del volante.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 1 =