Tracción delantera, trasera o total: descubre cuál es la mejor opción

Tracción delantera trasera o total

Para comprar un coche hay que tener ciertos conocimientos básicos para que la opción elegida sea la más conveniente. Al momento de ir al concesionario te conseguirás con motores distintos, neumáticos con ciertas características y otro tipo de prestaciones.

Sin embargo, existe un aspecto que debemos tomar muy en cuenta antes de adquirir un automóvil: su tracción. Por ejemplo, la mayoría de los vehículos son de tracción delantera, mientras que otros son de tracción trasera y algunos de tracción total.

¿Cuál es la diferencia entre los tres? ¿Cuál es más segura? ¿Qué conviene más? En este artículo queremos darle respuesta a alguna de esas dudas.

Las tres tracciones a elegir

Es conveniente aclaras, antes de entrar más a fondo en el tema, que la tracción es la fricción que se produce en los neumáticos cuando hace contacto con el asfalto. La potencia del motor se transmite a las gomas (delanteras o traseras) por ejes, provocando así el movimiento del vehículo.

Además de esto, hay que tener en cuenta qué ruedas son las encargadas de mover el coche, especialmente para épocas de invierno en las que las cadenas son importantes. Por este motivo, siempre se recomienda conocer cómo poner las cadenas de nieve en el vehículo.

Como ya explicamos, existen tres tipos de tracción: la delantera, trasera (conocida también como propulsión) o total, que es la famosa 4×4.

La tracción delantera

Este es el tipo de tracción más habitual en los vehículos. Se trata, además, de la que menos dificultades provoca al momento de conducir. Esta es capaz de transmitir la potencia del motor al eje delantero, donde se ubica, además, el sistema de dirección del vehículo.

Los coches con sistema de tracción delantera no requieren de un árbol de transmisión, también pesan menos y son más económicos.

Uno de los aspectos positivos de la tracción delantera es que hace más fácil el control de la dirección. Por ejemplo, en condiciones climáticas complicadas, el conductor sentirá que tiene mayor control sobre el vehículo que con la tracción trasera.

Otra ventaja es que el mantenimiento de este sistema no es costoso.

Como desventaja tenemos que la tracción delantera provoca más trabajo en los neumáticos de adelante, ya que actúan sobre ellos la tracción y la dirección. El desgaste, por lo tanto, es mayor cuando se tiene esta atracción.

Por otro lado, los coches con tracción delantera tienden a subvirar de forma más constante. Cuando hablamos de subviraje nos referimos a la perdida de adherencia en el eje delantero.

Tracción trasera o propulsión

Este tipo de tracción es más normal en los automóviles deportivos. El agarre es mejor gracias a que la transmisión del movimiento del motor es sobre las ruedas traseras. La conducción es mucho más dinámica y ágil, por lo que los conductores más experimentados suelen elegir este tipo de tracción.

Entre las principales ventajas de la tracción trasera tenemos que el peso puede ser repartido de una forma más equilibrada entre los dos ejes, mejorando así la tracción.

El esfuerzo sobre los neumáticos también es distinto y no recae en solo un par. La tracción y la dirección está repartida en los dos ejes, por lo que las gomas trabajan de forma equitativa.

Uno de los problemas de la tracción trasera es que está ideada para conductores expertos o técnicos; también es mucho más difícil recuperar el control del coche cuando se conduce en medio de condiciones climáticas complicadas.

Otro inconveniente es que se reduce el espacio de los pasajeros en el vehículo, esto ocurre porque el tren de transmisión de estos coches es muy grande.

Tracción total o 4×4

La tracción total, conocida también como 4×4, permite un agarre total ya que la fuerza del motor es enviada a las cuatro ruedas. Este tipo de tracción se obtiene un mayor control del automóvil, sobre todo en superficies resbaladizas.

Esto, sin duda alguna, da una mayor seguridad al conducir.

El origen de los vehículos 4×4, o todoterreno, está en la necesidad de que había de coches con capacidad de movilidad fuera de la calzada asfaltada.

Los 4×4 puros cuentan con un bastidor bastante rígido, además estos vehículos también tienen la opción de tracción en dos ruedas para la conducción en condiciones secas.

¿Cuál es la mejor opción?

Si aún tienes dudas sobre cuál tipo de tracción te conviene es necesario que tomes en cuenta el tipo de manejo que vas a tener y el ambiente donde te manejes. Si vives en una zona rural te conviene, obviamente, un vehículo equipado con tracción total.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 14 =